La dramatización de un ars gubernandi: Cómo ha de ser el privado de Francisco de Quevedo”