La obligación de cooperación para la protección de los testigos en la justicia penal internacional y el “justo proceso constitucional”